recibe mail de nuestra aventura

lunes, 5 de marzo de 2012

30 días no son un mes


Día 5 de Marzo - Zucaina

Diario de Padan:

Primer mes de viaje en el que dejamos atrás Murcia, Alacant, Valéncia... y nos encontramos a la altura de Catelló de la Plana, por su interior, por la comarca del Atlo Mijares, comarca rica en agua, en montes de quejigos, pinos, encinas y carrascas, pobre en población joven, pero rica en senderos, pistas y buenas personas.

Quizá sea simplemente una sensación, un feeling que sólo nuestras monturas y nosotros tenemos, pero todo "lo conocido" queda lejos, y "lo desconocido" sale a cada paso. A mi parecer hay 2 tipos de viajeros, están los que necesitan saber el donde, cuando, con quien, etc... estarán o dormirán, y los que, aún si quisieran, no pueden saberlo, por eso existen viajes y aventuras, y no todos los viajeros sirven para la aventura, ni todos los aventureros para viajar.

Esa incertidumbre acompaña a nuestra manada en esta rutina, es impresionante como llegas a liberarte de los "pesos superfluos" impuestos por la sociedad en la que vivimos, lleva su tiempo, pero se consigue. Nuestras prioridades a lo largo del día son básicamente, agua, comida, refugio... lo cual, combinadas con las necesidades "extras" de mi socio Manu (buenos planos, totales, etc...) hace que, estos 30 días que no son 1 mes, hayan pasado en un abrir y cerrar de ojos, sin embargo, acumulamos recuerdos y experiencias que seguramente, otras personas no acumularian en el transcurso de esta vida sin ensayo. Por ello es bello viajar a esta velocidad.

Hemos pasado poblaciones dignas de novelas de J.R. Tolkien, enclaves que desafiaban la gravedad, y vistas que hacían a uno sentirse afortunado de estar llevando a cabo tan bello viaje por este nuestro pais. Fue esta zona de dominio musulman hasta el siglo XVII, sin embargo, incluso bajo ese dominio existían curiosas divisiones, por ejemplo, el entorno de San Vicente de Piedrahita estaba bajo el dominio de los Almorávides (secta religiosa procedene del Sahara) lo cual explica la arquitectura, enclave y trazado de las diferentes localidades y, además, las diferentes alianzas (llevadas a cabo por Jaime I principalemente) que se forjaron en aquellos días, con el fin de unificar o convertir tan pintoresco panorama .

Hemos pasado ya días de frio (los que más), de calor, de lluvia, de viento, y eso, aunque a marcado nuestros rostros, no ha hecho otra cosa que fortalecer nuestra resolución y ánimo. ¿Qué nos espera a partir de ahora?, quizá la parte más montañosa de viaje, pero a la que llegamos con fuerza, tenemos por delante varias etapas por encima de los 1.000 metros, que nos obligarán a andar desmontados la mayor part del tiempo. Estimamos estar en Morella en 8 días, pero no sin antes hacer un mínimo de 4 etapas de pistas y senderos, ya que queremos desviarnos (aunque en realidad atajamos) al santiario de San Juan de Penyagolosa y algunas localidades situadas en bellos enclaves.

Tenemos que agradecer el apoyo que las personas nos están transmitiendo, una señora nos decía el otro día que es una pena que el mundo no volviera a girar a esta velocidad, supongo que eso es simplemente inviable, pues en realidad no se puede echar el freno a la monstruosa máquina que nosotros mismos hemos creado, sin embargo, sí podemos cambiar pequeñas cosas en nuestras rutinas que hagan del día a día algo más disfrutable para nosotros y para aquellos que nos rodean.

En el venidero mes no sabemos lo que nos espera, pues, si hay algo que no exise en esta aventura es la "inercia", aqui todo cuesta algo, cada kilómetro son 1.000 pasos, cada respuesta es una pregunta, y cada pregunta nos lleva a un nuevo camino, una nueva experiencia, y otro recuerdo que atesorar.

Un día más, tengo que dar gracias a lo que sea que me mantiene disfrutando de tan bello viaje, viaje convertido en aventura el día que soñamos que era posible... tan duro, sí, pero tan bien acompañado que no concibo otra manera de vivirlo, esta aventura de 2 centauros que son 4 almas, no acaba en Francia, acabará cuando, simplemente, dejemos de soñar.

Rubén Gama Velasco

No hay comentarios:

Publicar un comentario