recibe mail de nuestra aventura

viernes, 30 de marzo de 2012

Conquistando Morella

Hace unas semanas os contabamos una historia; era real pero en ella salían caballeros, caballos, caminos y castillos. Era la historia de como llegamos a Morella una bellísima ciudad amurallada en lo alto de una colina conquistada, defendida y reconquistada a lo largo de los siglos. Admirada y temida, amada y envidiada y que a día de hoy es ella quien conquista a turistas, viajeros y a todo aquel que la mira. A día de hoy todavía fué conquistada por cinco caballos y cinco hombres que se sintieron como niños al verla de lejos,luego como hombres se quedaron sin palabras al acercarse y hoy que la tenemos lejos no podemos parar de hablar de ella como ancianos que viven de sus recuerdos.
 Este es el vídeo de como la tomamos de como la conquistamos ¿o fué ella quien nos conquistó a nosotros? disfrutad de este momento que la vida nos regaló.
Manu Reyes López-Guevara

martes, 27 de marzo de 2012

Días cada vez más largos

"Sin embargo, dio
órdenes a las nubes arriba, y abrió las puertas de los cielos" Salmos 78:23.

Diario de Padan

Llueve en Torroja del Priorat. Tierra de vinos, pero que huele diferente a la tierra de vinos que me adoptó hace unos años (Bullas, Murcia), el arte del vino aquí hace que hasta los viñedos tengan otro aspecto... algunos de ellos se encuentran en tan pronunciada pendiente que aún se usan los "machos" (mulos) para labrar las cepas. No podría haber habido mejor dia para esta apocalípica tormenta. Miquel, a traves de nuestro amigo Ramón Saumell (jinete de larga distancia también), nos había ofrecido hospitalidad, así que eso cambia todo el concepto de "lluvia durante el viaje"... y, a decir verdad, se agradece, pues, al ir cargados, inevitablemente todo acabaría empapado (me refiero a ordenador, cámaras, etc...).


Él, Miquel, trabaja la tierra y posee bodega (Artivi) ha sido quien nos ha presentado a los diferentes vinos de la región, región cuyos vinos con más renombre son los tintos, tintos que en su mayoría pasan los 13.5º de alcohol y que, al paladar de un inexperto como yo, saben a una amalgama de frutas, madera... que hace juego con tan rocoso paisaje... eso me recuerda que todo en la naturaleza es armonia.

La lluvia de hoy, que nos obliga a este "stand by" la tenemos que ver como algo beneficioso, para nosotros, nuestras monturas y nuestros recuerdos; logramos ahora ordenar las diferentes anécdotas, personajes, vistas y visiones, ponernos al día con los quehaceres que la rutina no nos deja: coser roturas, actualizar diarios... y es que, por lento en velocidad que sea el viaje a caballo, gana en experiencias a cualquier otro viaje... eso hace que el baúl de los recuerdos y los diarios a donde éstos se transcriben se llene con más facilidad.

Estamos más o menos a 2 semanas de Andorra, la vista atrás cada vez hay que afinarla más... esta parada de 2 días es la primera que hacemos, lo máximo había sido 1 solo día. He de ser honesto y decir que al Priorat llegamos bastante cansados, después de más de mes y medio de viaje y con unas cuantas montañas a nuestras espaldas cada jornada empezaba a restar más energia de la que éramos capaces de reponer. Nuestros niveles de "bateria energética" parpadeaban.

El tramo hasta Andorra y, por ende, Francia, no tiene porque ser más complicado de lo habitual, a esta altura lo fácil es vivir en el camino, los caballos han sacado toda su vena nómada, no tienen querencia alguna hacia ninguna parte, solo hacia nosotros, y eso es bello, tan bello que solo aquel que lo ha vivido puede comprenderlo.

(Es impresionante como llueve en este preciso momento).

Llevo bastane tiempo dándole vueltas a un pensamiento. Pensaba en aquellos grandes viajes que la historia ha visto, pensaba en todos aquellos increíbles logros y... el pensamiento desembocó en el nombre de aquellos aventureros, supongo que pensé en todo ello a raíz de estar leyendo ahora mismo un libro de Sir Richard Burton, libro que escribió en la "fase literaria" de su vida después de haber aprendido sánscrito y (aquí está lo interesante) después de haber hecho expediciones tan históricas como la búsqueda de las fuentes del Nilo junto nada más y nada menos que Speke... después de él pensé en el Capitán Scott (Polo Sur), en Shackletton y el endurance, Amelia Earhart, Apsley Cherry-Garrard... y, sin quererlo me dí cuenta (ya había leido sus biografias) que todos ellos eran personas como, por ejemplo, la madre de familia que baja temprano a comprar el pan, o el chico joven con gafas al que le gusta la geografía, o aquel que pasa desapercibido haciendo footing por la calle... y sin embargo, hubo algo en ellos combinado con el inexplorado mundo de entonces que los convirtió en, a ojos al menos míos, super-hombres. ¿Qué tenían en común todos ellos?... encontré una respuesta en la conversación de Don Juan de George Bernard Shaw que, sinceramente, es digna de leer.

Eso es la riqueza en el viaje a caballo y uno de sus regalos: el tiempo que tienes para pensar y, sobre todo, meditar en las cosas que otras rutinas no te dejan, es cierto que Manu y un servidor hemos tenido días de montaña en los que el único pensamiento era hacer una etapa lo más segura posible, o encontrar agua, u orientarnos... pero, al acabar el día, o al tener un día de pista, fácil, acompañado de un paisaje que invita a la reflexión, el pensamiento puede vagar por sendas no trazadas, puedes dedicar tiempo, ya sean horas, días... a discernir... y todo con la naturaleza como telón de fondo, y con el murmullo del caballo como banda sonora. ¿Qué más hace falta para ser feliz o, cuanto vale esa sensación?.

Sin embargo, y dejando de lado el pensamiento bohemio y romántico del viaje a caballo (que esta muy bien pero que es prácticamente inviable como forma de vida permanente), hay que reconocer que el mundo hace mucho tiempo que dejó de ser un sitio idóneo para tan idónea (valga la redundancia) vida... es prácticamente imposible vivir así, sin embargo, es posible dedicar menos tiempo a la tele y más al pensamiento y la conversación, es posible hacer deporte sin competir, también es posible salir de viaje en autobús y con tienda de campaña, es posible andar, conocer los senderos y plantas que tenemos cerca de casa, también ver la ciudad desde fuera, creo que también es posible hablar con el jefe y pedirle un día para estar con la familia (eso no es de nenaza, sino de persona con las prioridades claras), es posible dejar de vender nuestra alma al banco y al consumismo desmesurado, es posible que dejen de despedir a personas porque quieren dedicar sólo un poco de "trabajo" a su vivir... sobre todo es posible soñar....soñar a que, dentro de las posibilidades de cada uno todos y cada uno de nosotros somos (usando genérico) SUPER-HOMBRES.

Arrieros somos...

Rubén Gama Velasco

viernes, 23 de marzo de 2012

Un día en la vida de CENTAUROS

Un día a día de una aventura es quizás más duro y menos idealista y bello de lo que uno puede imaginarse...un día a día hecho de una fuerte rutina que nos ha hecho avanzar ya muchos muchos kilometros. Un día a día en el que las cosas que no se ven o no se cuentan, o las que te imaginas y se cumplen, y aquellas que se suceden y ni podías pensar son la magia de un viaje de una vida en un camino de 46 días de camas de hojas y techos estrellados, de temperaturas heladas y botas gastadas, de sonidos de cascos y ecos de montaña la música silenciosa de la rutina de un viaje diferente en el que estamos volcando nuestras almas y que esperamos que os llegue al corazón...que os llegue a ese trozo de vosotros aventurero que va con nosotros y os empujaría a hacer este viaje a pesar de que tantas otras partes de vuestro cuerpo y vuestra vida os hacen imposible estar aquí.
Atentamente esa voz que habla desde el fondo de vuestra mente.
Disfrutad este vídeo buenos días y buen camino.
Manu Reyes López-Guevara


sábado, 17 de marzo de 2012

Erase una vez...Morella.


Diario de Padan

Erase una vez un panadero...y soñador, erase una vez un policia local...y soñador, erase una vez un camionero...y soñador, erase una vez un comercial de exportación...y soñador, erase una vez un gran periodista...y soñador, erase ellos y sus monturas y erase una ciudad de ensueño: Morella.

Ya la noche anterior la divisábamos, a lo lejos, tal cual ejército que cabila en su conquista... recurriendo a la historia fue esta una ciudad conquistada en varias ocasiones, a pesar de su increíble muralla y de su inexpugnable aspecto. Guardó su aire morisco ante todo, y su orgullo montañés. Orgullo del reino de Valencia, en la provincia de Catellón y bajo la corona de España. Su término, en pleno Maestrazgo, es el tercero más grande de toda la Comunidad Valenciana, y cuenta su nucleo con 2.800 habitantes a día de hoy, curioso, sin embargo, pues en el 1.900 eran más de 7.000, y así a través de los años ha ido variando demográficamente dependiendo de lo que las posibilidades iban ofreciendo, al ser limítrofe con Teruel y Tarragona, sus habitantes se acostumbraron a estos vecinos que, en ocasiones, ofrecían más posibilidades que la misma ciudad.

Tal cual ejercito de Oz, ascendíamos hasta ella por un camino rojo... camino convertido en escalones más tarde, escalones largos que ascendíamos sin temor de resbalar, pues eran escalones hechos... o, al menos, mantenidos para los caballeros. Y estos 5 caballeros ascendían como si fuera este nuesro derecho. Sus adoquines sonaban bajo los cascos, dudo que haya banda sonora que despierte más sentiemientos en este animal racional que es el humano que el ruido de tan increíble, y digo bien, increíble binomio. El pueblo nos recibía, en son de paz.

Como no podría haber sido de otra forma nos alojamos en la romana plaza de toros, a la que el castillo hacía sombra, sombra que le agradecemos nada más y nada menos que al Cid Campeador, pues fue el quien lo reconstruyó.


Dormimos en la enfermeria de la misma, era el décimo día de "suelo" que nuestras espaldas disfrutaban (o sufrían), pero era tal el sentimiento de que, habíamos cumplido con un deber y de que, el deber se cumplía en nuestros compañeros (todos ellos al ser de esta región soñaban con "conquistar" esta ciudadela a caballo) que no hubo más que alegria en el grupo, alegría que desembocaba en bellas coversaciones, sabrosa cena, y fresca copa.

1 Día de descanso. Manu y un servidor salen de Morella. y, una vez más, erase una vez el camino, la carretera, la ruta y, la aventura, miramos atrás, claro que sí, y no se convirtió en sal, solo se convirtió en un recuerdo que, seguro, nos acompañará de por vida... no conocemos lo que nos depara, pero sí lo que atrás dejamos, y no dejamos más que esfuerzo, y buenos amigos, despeñaderos, y verdes valles, noches de pan y agua, y trufa con tostadas...dejamos sólo lo bueno... lo malo ya vendrá solo.

Rubén Gama Velasco

lunes, 12 de marzo de 2012

Cabalgando despiertos por caminos soñados

11 de Marzo

Morella, Castellón de la Plana

Diario de Viento:
Escribo mi historia, ahora que mis días se han convertido en un camino, ahora que soy la canción que me gustaría escuchar, ahora que me parezco a la foto que me gustaría ver, ahora que puedo oler aquel recuerdo que siempre quise recuperar. En este momento es cuando siento, recorriendo las calles de un bello pueblo amurallado llamado Morella, que el viaje llega a su mitad y vemos que dejampos tanto atrás y tenemos tantas ganas de ver que hay más allá, esa mágica incertidumbre que llevó a locos, a soñadores, exploradores y aventureros a descubrir islas, lagos, montañas y continentes además de a sí mismos.

Juan Polo y Santiago

Esta ha sido una semana díficil en cuanto a caminos pero la mejor, hasta ahora, en historias, lugares, momentos y paisajes:

Trás dejar Zucaina y llegar a Villahermosa del Río ,por la cual cruza el río Villahermosa, hicimos noche y nos dirigimos por un paso de montaña increiblemente díficil y a la vez bonito que nos hizo recorrer siempre en ascensión una sucesión de desfiladeros, pasos de río y subidas de roca en dirección a Penyagolosa el pico más alto de la comunidad valenciana con 1.814 metros. A esa altitud la nieve nos recibió, con sol y aire frío y al llegar al ermitorio de Sant Joan de Penyagolosa dos verdaderos jinetes, Santiago y Juan Polo, ahora hermanos de viaje, camino, días en los que nos alcanzó la noche y madrugadas en las que esperamos hasta el alba. Con ellos y sus monturas, Venus y Huracán,estuvimos cuatro inolvidables días en ruta, la imagen me provocaba un humilde orgullo a la vez que una extraña melancolía por algo que nunca había vivido. Desde el ermitorio de Penyagolosa nos dirigimos ,atravesando las montañas, hacia el pueblo de La virgen de la estrella, situado en un enclave lleno de magia entre montañas y junto a un río. Allí conocimos a sus guardianes y únicos habitantes, Sinforosa y Martín, una pareja de ancianos más jóvenes que nosotros, bastante conocidos ya que incluso aparecieron en el programa de Cuarto Milenio, y es que como periodista he de decir que allí se encontraban todos los ingredientes para el misterio; una antigüa riada arrasó 16 casas y provocó muchas muertes, una pareja de personas mayores como únicos habitantes, miles de gatos en un pueblo aislado sin cobertura al pie de montañas...de película vamos pero hay que decir que el único misterio vivido fué como nos acogieron y como cuatro hombres hechos y derechos se sintieron en casa en un lugar perdido en medio de las tierras de Castellón. Con ellos compartimos mesa, historias y la primera paella en toda la comunidad valenciana cortesía de los tíos de Juan, que les agradecemos con el corazón.

NOCHE EN CASTELLFORT

Partimos de La Estrella rumbo a un largo día de ruta con un fuerte viento que fué nuestro compañero, recorrimos lo alto de montañas junto a modernos gigantes(molinos eólicos) y acampamos en una finca pasado el pueblo de Castellfort, mientras cenabamos a bajo cero en la oscuridad de nuestro campamento veíamos iluminado a lo lejos el castillo de Morella, objetivo deseado por todos y en silencio;

-Soñado por un joven jinete, policía y ante todo un verdadero amigo y un hombre con increíbles valores que sueña con llegar al castillo en su montura desde que era un niño

-Soñado por un abuelo con la fuerza de varios hombres que hizo que todos olvidaramos que entre su caballo huracán y él sumaban casi siete decadas(y el animal solo cuenta con siete años de edad) que con sus historias y su coleta blanca iluminó el camino.

-Soñado para un hidalgo valiente y duro como ninguno que inspira a hombres, hace escribir historias, hace nazcan reportajes y documentales e intuyo que vivirá para siempre en el recuerdo de estos caminos y estos viajes.

-Soñado para un contador de historias que ha decidido vivirlas y contaroslas y que tiene tantos sueños que se siente inmortal pues no puede morir antes de cumplirlos o al menos intentarlo.

La llegada a Morella fué uno de los momentos más bellos y fuertes de imagen, felicidad y fuerza que he vivido jamás....pero esa es otra historia que os contaremos en la próxima entrada.

Un saludo a todos y recordad que vive más el que sueña

Manu Reyes López-Guevara

martes, 6 de marzo de 2012

Soplando en el viento

6 de marzo
Diario de Viento:
Han pasado muchas cosas desde que empezamos este viaje, esta aventura el 6 de febrero. Hemos cruzado muchos pueblos, hemos pisado muchos caminos, hemos atravesado muchas montañas y todos esos recuerdos fugaces, intocables, inolvidables, inconsolables e inalcanzables estan soplando en el viento. Así pues le tomamos prestadas un par de estrofas al maestro Bob Dylan para que imagenes recuerdos y trozos fugaces de nuestro viaje os lleguen en este vídeo, esperamos que lo disfruteis.

lunes, 5 de marzo de 2012

30 días no son un mes


Día 5 de Marzo - Zucaina

Diario de Padan:

Primer mes de viaje en el que dejamos atrás Murcia, Alacant, Valéncia... y nos encontramos a la altura de Catelló de la Plana, por su interior, por la comarca del Atlo Mijares, comarca rica en agua, en montes de quejigos, pinos, encinas y carrascas, pobre en población joven, pero rica en senderos, pistas y buenas personas.

Quizá sea simplemente una sensación, un feeling que sólo nuestras monturas y nosotros tenemos, pero todo "lo conocido" queda lejos, y "lo desconocido" sale a cada paso. A mi parecer hay 2 tipos de viajeros, están los que necesitan saber el donde, cuando, con quien, etc... estarán o dormirán, y los que, aún si quisieran, no pueden saberlo, por eso existen viajes y aventuras, y no todos los viajeros sirven para la aventura, ni todos los aventureros para viajar.

Esa incertidumbre acompaña a nuestra manada en esta rutina, es impresionante como llegas a liberarte de los "pesos superfluos" impuestos por la sociedad en la que vivimos, lleva su tiempo, pero se consigue. Nuestras prioridades a lo largo del día son básicamente, agua, comida, refugio... lo cual, combinadas con las necesidades "extras" de mi socio Manu (buenos planos, totales, etc...) hace que, estos 30 días que no son 1 mes, hayan pasado en un abrir y cerrar de ojos, sin embargo, acumulamos recuerdos y experiencias que seguramente, otras personas no acumularian en el transcurso de esta vida sin ensayo. Por ello es bello viajar a esta velocidad.

Hemos pasado poblaciones dignas de novelas de J.R. Tolkien, enclaves que desafiaban la gravedad, y vistas que hacían a uno sentirse afortunado de estar llevando a cabo tan bello viaje por este nuestro pais. Fue esta zona de dominio musulman hasta el siglo XVII, sin embargo, incluso bajo ese dominio existían curiosas divisiones, por ejemplo, el entorno de San Vicente de Piedrahita estaba bajo el dominio de los Almorávides (secta religiosa procedene del Sahara) lo cual explica la arquitectura, enclave y trazado de las diferentes localidades y, además, las diferentes alianzas (llevadas a cabo por Jaime I principalemente) que se forjaron en aquellos días, con el fin de unificar o convertir tan pintoresco panorama .

Hemos pasado ya días de frio (los que más), de calor, de lluvia, de viento, y eso, aunque a marcado nuestros rostros, no ha hecho otra cosa que fortalecer nuestra resolución y ánimo. ¿Qué nos espera a partir de ahora?, quizá la parte más montañosa de viaje, pero a la que llegamos con fuerza, tenemos por delante varias etapas por encima de los 1.000 metros, que nos obligarán a andar desmontados la mayor part del tiempo. Estimamos estar en Morella en 8 días, pero no sin antes hacer un mínimo de 4 etapas de pistas y senderos, ya que queremos desviarnos (aunque en realidad atajamos) al santiario de San Juan de Penyagolosa y algunas localidades situadas en bellos enclaves.

Tenemos que agradecer el apoyo que las personas nos están transmitiendo, una señora nos decía el otro día que es una pena que el mundo no volviera a girar a esta velocidad, supongo que eso es simplemente inviable, pues en realidad no se puede echar el freno a la monstruosa máquina que nosotros mismos hemos creado, sin embargo, sí podemos cambiar pequeñas cosas en nuestras rutinas que hagan del día a día algo más disfrutable para nosotros y para aquellos que nos rodean.

En el venidero mes no sabemos lo que nos espera, pues, si hay algo que no exise en esta aventura es la "inercia", aqui todo cuesta algo, cada kilómetro son 1.000 pasos, cada respuesta es una pregunta, y cada pregunta nos lleva a un nuevo camino, una nueva experiencia, y otro recuerdo que atesorar.

Un día más, tengo que dar gracias a lo que sea que me mantiene disfrutando de tan bello viaje, viaje convertido en aventura el día que soñamos que era posible... tan duro, sí, pero tan bien acompañado que no concibo otra manera de vivirlo, esta aventura de 2 centauros que son 4 almas, no acaba en Francia, acabará cuando, simplemente, dejemos de soñar.

Rubén Gama Velasco

jueves, 1 de marzo de 2012

1 de Marzo Día Fenix

1 marzo 22:30 horas pueblo de Alcublas provincia de Valencia cerca del límite con Castellón
Diario de Viento


Nunca pensé que un viaje puede ser tan duro como saisfactorio, hasta hace 48 horas. Trás abandonar el pueblo de Chera y atravesar los bellos paisajes que encontramos entre Chulilla, Sort de Chera y el Pantano del Buseo mi cuerpo sin fuerzas seguía el viaje por no rendirse y en mi mente febril los caballos no andaban sino que los paisajes jugaban con nosotros a alejarse y acercarse a su antojo bromeando con mi cansancio y mi resistencia.

El camino no perdona ni espera, como una amante exigente nos miraba de frente esperando nuestra última palabra y Ruben como un hermano me vigilaba desde el suelo, ya que él como buen cruce entre un espartano, un bandolero y Fermín Cacho, hizo todo el camino a pie pues su caballo tenía la espalda dolorida y decidió darle descanso continuamos nuestro camino durante 21 kilometros que pasaron muy despacio y durante muchas horas, que soporté caminando pocos tramos de menos de 20 minutos y aguantando en una pose sobre el caballo que habría hecho llorar de orgullo a Rodrigo Ruiz Díaz de Vivar, más conocido como el Cid campeador, y con una mirada perdida y nublada clavada en el camino duro, seco y pleno de sol, seguimos. Cuando creí que mi cuerpo se desarmaba apareció un buen lugar para hacer tarde, noche y hospital de campaña a dos cruzados sin patria ni batallón. Solo sé que con la ayuda de mi fiel camarada, maestro y amigo desensillé al poderoso Viento y en el suelo de un merendero de montaña tiré la manta y el saco y dormí hasta que el día se hizo noche y otra vez día. Ruben se encargó del resto: caballos; que decidieron fugarse cuando dormíamos y la guardia civil nos ayudó a encontrar identificar y testificar que los dos caballos blancos que organizaban el tráfico de Chulilla eran nuestros, comida; verdura que fué a buscar a hora y media del campamento base y despues cocinarla, grabaciones; en las que se incluye un ser dentro de un saco hibernando que se me asemeja basante...

Solo puedo darle las gracias ya que creo que sin su ayuda aquel merendero me habría hecho de albergue por unos cuantos días más.

Hoy sin embargo día fenix me levanto y llenos de ganas y con frío cogemos la comarcal hacia Villar del Arzobispo;

-Primera parada un bar de una encantadora manchega de unos cincuenta y algunos que se prometió nunca más cocinar para un hombre y el letrero de su bar bien lo aclaraba"no se cocina" y ni a nosotros sucios, con barbas y bronceados de camino, pero caballeros al fin y al cabo nos hizo las tostadas.

-Segunda parada entrada de Villar del Arzobispo charla con dos amantes de los caballos Juan y el "Bigotes" y desayuno de alfalfa para los caballos.

-Tercera parada: entrando a Villar del Arzobispo, unos hombres cortan arboles en la puerta de un bar "¿peregrinos quereis un quinto? (norma número uno del viajero: no desprecies una invitación) bajamos, reímos, charlamos, subimos, seguimos....



-Cuarta parada bajamos para que los caballos descansen de nuestro deteriorado peso y Padam me da mi primera coz sin querer(iba para viento), sin fuerza, sin intención, sin darme de lleno pero me da en la rodilla y os aseguro que hierro contra rotula es matematica pura :DUELE!!!!!

-Quinta y última parada llegamos a Alcoulas; pueblo precioso con buena luz y tras hablar con los primeros vecinos nos hacen saber que hay un albergue a disposición del ayuntamiento. Ruben se queda con los caballos, yo me despeino con corrección los últimos pelos que me quedan peinados y tras encontrar un ayuntamiento más vacío que el programa espacial español, busco la casa del alcalde, la encuentro y trás hablar con su(imagino) mujer me dice que se encuentra mal y que no puede atenderme, me facilita el número del concejal,Pascual, y lo llamo le cuento de nuestro viaje, el proyecto,el documental, la tv, las grabaciones, la web....etc le comento que no teníamos planeado hacer noche en Alcublas pero que finalmene será así y que si es posible dormir bajo el techo del albergue(sin utilizar) sería un detalle, me dice que espere un poco y a los 10 minutos me llama "mira Manuel es que esta sin habilitar...que es solo para asociaciones el año pasado....para la romería de los caballos lo uilizamos...bla bla bla(excusa)...bla bla..." le pregunto sin rodeos que si podemos dormir bajo techo nos da igual le recalco el tema de nuestra aventura, que llevamos 5 días sin agua corriente , sin más techo que el cielo y continua un río de palabrería que busca más tomar meandros que responderme así que le digo "de acuerdo" y cuelgo.. la gente del pueblo empieza a enterarse y un hombre encantador,Adolfo, con el tractor viendonos cenar en la parte de la entrada del pueblo nos ofrece su casa su ducha y su encantadora compañía que rechazamos a nuestro pesar por no querer dejar solos a los caballos, la mujer de este hombre, Maricarmen y sus amigas van a socorrernos...pues en casa de la encantadora Maricarmen nos encontramos felices y cansados pero seguros de descansar bien tras este día fenix en el que hemos resurgido de las cenizas de las brasas de un merendero y desde donde nos disponemos a comernos el mundo!!